5.11.12

Buñuelos de viento rellenos

Este dulce me encanta, de hecho no se porque solo se hacen durante una época determinada del año. A mi me gusta hacerlos cuando me apetecen, pero he de reconocer, que no siempre dispongo del tiempo necesario, o también, muchas veces por vaguería.
El caso es que no son nada difíciles de hacer, y tampoco nos lleva demasiado tiempo, pero el problema es que como están tan ricos, no puedes comerte solo uno, si no que te terminas comiendo 5 de una sentada, y te das cuenta que después de todo, vuelan!!
Buñuelos de viento rellenos
Buñuelos de viento rellenos
Y ya para terminar de enrollarme y contaros como se hacen, 2 trucos para que salgan perfectos (tan buenos como los de las pastelerías): añadir justo antes de freírlos una cucharada de zumo de limón a la masa para que no absorban mucho aceite y freírlos en aceite de girasol.


INGREDIENTES:
para la masa:
  • 125 ml de agua
  • 88,5 gr de mantequilla sin sal
  • 4 huevos (a temperatura ambiente)
  • 1 pizca de sal
  • 125 gr de harina
  • 1/2 litro de aceite de girasol
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • Opcional: 1 cucharada de azúcar
para el relleno:
PREPARACIÓN:
  1. Ponemos en un cazo el agua la mantequilla, la sal y la cucharada de azúcar (si quieres, si no, no hace falta) y dejamos que rompa a hervir. Mientras vamos a ir tamizando la harina para que después no se nos hagan grumos.
  2. Cuando esté hirviendo el agua, añade de golpe toda la harina y remueve enérgicamente para hacer una masa que se despegue de las paredes con facilidad. Entonces aparta el cazo del fuego y deja que se temple 5 minutos.
  3. Pasa la masa de los buñuelos a un bol y ves añadiendo de uno en uno cada huevo, hasta conseguir que quede una masa lisa. Tienes que conseguir que la masa caiga de la cuchara como en pico.
  4. Ahora deja que descanse la masa un poco para que coja más cuerpo, yo la suelo dejar 1 hora, pero si la dejas 2 horas, no le pasa nada. Pasado el tiempo, pon a calentar en una sartén muy honda o en un cazo el aceite.
  5. Vamos cogiendo un poco de masa con una cuchara y cuando esté caliente el aceite (pero no en exceso y así durante todo el tiempo para que la masa por dentro no se quede cruda) las vamos añadiendo. Yo hace tiempo descubrí, que me resulta más fácil hacer bolas con la ayuda de una paleta y una cuchara. Coges la masa con la cuchara, la pones sobre la paleta y arrastras la masa otra vez con la cuchara y dejas que caiga sobre el aceite. Si no te apañas, prueba con 2 cucharas mojadas en aceite o con una manga pastelera.
  6. Ves haciendo los buñuelos en tandas pequeñas para que no se peguen y puedan crecer bien en el aceite. Por norma general se dan ellos solos la vuelta, si no, se las vas dando tu y las colocas sobre papel de cocina.
Deja que se enfríen un poco y después los rellenas con la ayuda de la boquilla para rellenos. Puedes también cortarlos por la mitad y listo. Yo los hice de nata, trufa (que es 250 ml de nata mezclado con el chocolate puro en polvo) y de crema pastelera y para que quedasen más vistosos le corte algunos rabillos que le salen cuando los echas en la sartén. Buenísimos.


1 comentario:

  1. Los he hecho y estan buenisimos.
    Gracias por la receta.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tus palabras, me hace mucha ilusión leeros.