16.10.12

Pan de leche, a la vainilla

Hoy se celebra el día mundial a la alimentación, que coincide casualmente con el día mundial del pan, por eso he querido hacer una mezcla de ambas con esta maravilla de panes de leche. Además, es la primera vez que hago esta receta y la verdad es que salió muy rica, que por supuesto pienso repetir.
He de deciros, que probé con la misma masa varias opciones diferentes para saber cual estaba más bueno, y si era necesario quitar o añadir algo. Con la cantidad de masa que os pongo en la receta me salieron 10 panes de distintos tamaños y pesos. Hice 2 de 80 gr, otros 3 de unos 65 gr y el resto de entre 30 y 50 gr.

Mi opinión al respecto es que los pequeños se hacen antes y salen más tiernos, perfecto para comerlos solos o rellenos de un poco de mermelada, pero si quieres agregarles algo como pepitas de chocolate, pasas o frutas escarchadas, es mejor que los hagas con más masa. Los de 80 gr les añadí por encima una cucharada bien llena de azúcar y espolvoree por encima una pizca de canela. y a los de 70 gr les coloqué por encima unas pepitas de chocolate. Los pequeños solos, como he dicho, más tiernos que el resto.


INGREDIENTES:

  • 500 gr de harina de fuerza (de trigo normal)
  • 250 ml de leche templada semidesnatada
  • 1 cucharada y media de esencia de vainilla
  • 35 gr de azúcar
  • 20 gr de miel
  • 1 cucharada y media de sal
  • 1 huevo (a temperatura ambiente)
  • 50 gr de margarina (o mantequilla a temperatura ambiente)
  • 2 sobres de levadura seca de panadero (yo las cojo de maizena)
  • Para pintar los panes: 1 huevo y una pizca de sal
PREPARACIÓN:

  1. Primero vamos a tamizar la harina junto con la levadura. A esto le añadimos, la esencia de vainilla, el azúcar y la sal. Mezclamos un poco y a continuación añadimos la margarina, la miel y el huevo un poco batido antes.
  2. En el bol donde hemos mezclado todo lo anterior, vamos a abrir un hueco en el medio y vamos a ir agregando la leche poco a poco. Recoge bien toda la harina y haz una masa consistente pero fina, sin ningún grumo. Ahora con la ayuda de una báscula de cocina, vamos haciendo bolas de un tamaño que os guste. Yo recomiendo que pese unos 50 gr. Ahora coloca los en una superficie que no este muy fría (que no sea mármol) y tápalos con un trapo húmedo de algodón y deja que repose la masa al menos media hora.
  3. Pasado ese tiempo, forma con las bolas panes un poco alargados, y ponlos sobre una bandeja de horno con papel vegetal, pinta la superficie con un huevo batido con un poco de sal y realiza unos cortes profundos (no hace falta que sean demasiado grandes) y colócalos de nuevo el trapo húmedo por encima. Deja que doblen su tamaño por lo menos 1 hora y media, yo les deje un par de horas, para que subieran bien.
  4. Mientras ves precalentando el horno a 250º C y pasado el tiempo vuelve a pintarlos con el huevo batido e introduce los en el horno a 220ºC unos 10 minutos. Mi horno como tiene ventilador, puse la temperatura primero a 230ºC y después la bajé a 200ºC.

En cuanto a lo que os comentaba antes, antes de introducir los en el horno, le coloqué en la superficie algunas pepitas de chocolate, y en los cortes a los grandes azúcar y canela. La verdad es que me gustaron mucho todos, pero me quedo con los que no tienen nada, los de siempre. Deliciosos, sobre todo recién salidos del horno!!

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Siii, están buenísimos!! Sobre todo recién sacados del horno!!.
      Un besito!

      Eliminar

Muchas gracias por tus palabras, me hace mucha ilusión leeros.