30.5.14

Tarta sacher o Sachertorte

Muy buenos días a todos!


Para los que me seguís a menudo, supongo que habréis notado el cambio que ha dado el blog. Estoy realmente encanta con el resultado final, y que mejor manera de celebrarlo (que por cierto, todo se lo debo a Celia, de El perro de papel) que con una de mis tartas preferidas que hasta ahora nunca había subido, la Sacher o Sachertorte.


Para ahorrar un poco de tiempo, hay 2 posibles variaciones, una con una capa de mermelada de albaricoque por el centro y otra con la capa de albaricoque por encima. Yo como soy mucho de hacer las cosas a mi gusto, la he puesto en el medio, pero de mermelada de fresa casera, que quieras que no, queda más rica y jugosa.


Las cantidades que os dejo es para hacer una tarta con molde de 18 cm, pero si multiplicas por 2 las cantidades te sale para un molde de 23 cm. En estos casos, siempre prefiero hacer las tartas un poco más ajustadas de tamaño, para tardar menos en comerla y así no se seque ni quede dura. Así que esto es lo que necesitas.


INGREDIENTES:
  • 3 huevos talla L
  • 65 gr de chocolate negro (mejor si es de calidad y más de 60% cacao, recomiendo Lindt 70% cacao)
  • 65 gr de mantequilla sin sal
  • 100 gr de azúcar blanco
  • 7 gr de levadura química
  • 65 gr de harina normal
  • 1 cucharada de esencia de vainilla casera
  • pizca de sal

Para el relleno y cobertura:
  • 220 gr de mermelada casera de fresa (puede ser del sabor que quieras)
  • 2 cucharadas soperas de azúcar moreno, 4 cucharadas de agua y una de esencia casera de vainilla
  • 125 gr de azúcar blanco
  • 60 ml de agua
  • 150 gr de chocolate para cobertura (o de postres)
  • 40 gr de mantequilla sin sal

PREPARACIÓN:
  1. Comenzamos colocando un bol al baño maría, y añadimos el chocolate el trozos. Dejamos que se deshaga del todo y agregamos la mantequilla a tacos. Removemos hasta que no quede ningún trozo. Encendemos el horno a 180ºC y preparamos un molde de 18 cm engrasado y con papel vegetal por las paredes y fondo o con spray desmoldante.
  2. Sacamos el bol del baño maría y dejamos que se temple un poco. Mientras separamos las yemas de las claras. Añadimos las yemas al chocolate una vez este templado y removemos hasta que hayan quedado bien integradas.
  3. Por otro lado, montamos las claras a punto de nieve suave, y vamos agregando el azúcar blanco en ráfagas para conseguir un merengue firme y brillante. Este punto es fundamental para conseguir después un bizcocho muy esponjoso. Reservamos.
  4. Agregamos 1 cucharada de esencia de vainilla al chocolate y removemos. Es el momento de juntas las claras con las yemas, primero mezclamos una cucharada grande de claras con el chocolate hasta que se hayan integrado. Volvemos a repetir la operación 2 veces más con movimientos envolventes y muy suavemente para conseguir esponjosidad en la masa. Recuerda hacerlo siempre de manera suave, sin prisa y de abajo hacia arriba.
  5. En un tamiz o colador fino, coloca la harina, la levadura y la sal y espolvorea por encima de la masa. Mezcla todo con una espátula hasta que no quede ni rastro de la harina.
  6. Agrega la masa al molde y hornea unos 30 o 35 minutos con calor arriba y abajo o a 170ºC si es con ventilador (Si es un molde de 23 cm, entre 40 y 50 minutos de horno). Procura que quede bien hecho pero sin pasarse o se quedara seco. Deja que se enfríe 5 minutos con la puerta del horno abierta y después lo sacas. Cuando ya se haya templado otros 10 minutos, le retiras del molde y dejas que se enfríe del todo sobre una rejilla.
  7. Ahora coloca en un cazo las 4 cucharadas de agua, las 2 de azúcar y la de esencia casera y calienta de manera breve hasta que el azúcar se haya deshecho. Reserva.
  8. Corta el bizcocho por el medio con un cuchillo de sierra, y empapa las caras del centro con el almíbar ya frío. Remueve antes la mermelada de fresa para que sea más fácil de untar y aplica una capa generosa. Envuelve el bizcocho en papel film o de plástico y llévalo al congelador.
  9. Es preferible que dejes el bizcocho de un día para otro en el congelador para que se asiente pero si no tienes tanto tiempo, con que esté un par de horas será suficiente.
  10. Para preparar el glaseado de encima, coloca en un cazo el agua y el azúcar y calienta sin que llegue a hervir hasta que no queden granos de azúcar, momento en el que agregas el chocolate de postres y dejas que se deshaga y mezcle con el agua. Una vez este el chocolate deshecho, agrega la mantequilla ya apartado el cazo del fuego hasta que se deshaga.
  11. Sin miedo, y siempre haciéndolo desde el centro, baña el bizcocho recién sacado del congelador colocado sobre una rejilla alta con una bandeja debajo. Caerán por los lados chocolate sobrante, pero como esta frío el bizcocho enseguida se quedará duro. Deja que se asiente un poco a temperatura ambiente, después llévalo a la nevera de nuevo.
  12. Recoge el chocolate que ha sobrado e introducirlo en una manga pastelera con boquilla fina o cortada y cuando se haya enfriado bien el chocolate de la superficie pinta la palabra sacher, al gusto claro!.
  13. Deja de nuevo que se enfríe un poco en la nevera, y ya está lista para comer. Deliciosa!.
Es una tarta realmente espectacular, sobre todo para los amantes del chocolate. Y de verdad, aunque parezca que haya muchos pasos o complicados, cuando comienzas a hacerla te das cuenta que nada de eso. Es como hacer un bizcocho y rellenarlo, tan simple como eso. Entiendo que requiere algo de tiempo, y sobre todo si quieres que quede rico rico hay que dejarlo pasar la noche en el congelador, pero el resultado es tan delicioso, tan esponjoso y a la vez húmedo, que sin duda no te la puedes perder.

Espero que os haya gustado tanto como a mi. No volvemos a ver la semana que viene. Un beso muy fuerte y gracias por estar ahí.


6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias, queda muy rica, sobre todo de un día para otro. Un beso!

      Eliminar
  2. que rico y esponjoso me encanta marta feliz finde bssss

    ResponderEliminar
  3. Qué cambio tan bonito!! nos encanta! nosotras también hecho hecho hoy cambios, para celebrar el cumpleblog ;)

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, me alegra que os guste. Un beso gordo a todas!

    ResponderEliminar
  5. Tiene una pinta deliciosa, mi mas sincera enhorabuena porque es un postre muy difícil de hacer y requiere de muchísima paciencia, como siempre superándote receta tras receta.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tus palabras, me hace mucha ilusión leeros.